Mujeres usan palos y piedras para defenderse en Chalco

Las primeras indagatorias señalan que la víctima al parecer trabajaba en un bar de la región y que no era originaria de San Gregorio
Foto. Eduardo Sánchez
Notas Relacionadas
04 de marzo 2013 13:35
  • Email
  • () votos
Allan López Sosa
04 de marzo 2013
13:35

CHALCO, Méx.— En San Gregorio Cuautzingo la gente tiene miedo. Las mujeres muertas que han aparecido en estos últimos días han alertado a la población y la han obligado a no querer salir de sus casas. De ser un pueblo pequeño, pasó a ser un sitio que también ha recurrido a la autodefensa a causa de la inoperatividad de las autoridades en esta zona.

El pasado jueves 21 de febrero, una mujer con el cráneo destrozado a rocazos fue encontrada atrás del centro comercial Aurrerá, en un camino de terracería que lleva a la unidad habitacional Pueblo Nuevo.

Las primeras indagatorias señalan que la víctima al parecer trabajaba en un bar de la región y que no era originaria de San Gregorio.

Ese día fueron los vecinos quienes reportaron el hallazgo hasta después de las 12:00 horas, ya que en ese camino es poca la gente que se atreve a pasar, pues en los últimos meses los pobladores han padecido asaltos.

Comerciantes presumen que los restos de la chica fueron abandonados desde la madrugada.

Cuatro días después, a unos dos kilómetros de distancia, el cuerpo sin vida de otra fémina fue encontrado también en el poblado de San Gregorio, a unos metros de la entrada del conjunto urbano Los Álamos.

La mujer, de unos 35 años, presentaba golpes y se encontraba atada, además tenía un disparo de arma de fuego en el cuerpo.

Vecinos explicaron que la víctima no era oriunda de ese lugar. “En un pueblo como éste casi todos nos conocemos”, explicaron los colonos.

HACEN RONDINES POR LAS NOCHES

La racha violenta que vive una comunidad en la que apenas habitan siete mil 181 habitantes ha obligado a la gente a emplear sus propios mecanismos de autodefensa, esto luego de la falta de vigilancia por parte de las policías municipal y estatal.

Fernando, un comerciante que trabaja sobre la avenida Benito Juárez, contó que de unos meses a la fecha los residentes han optado por salir a las calles a vigilar el pueblo.

Después de las 8:00 de la noche, grupos de tres o cuatro personas se arman con palos y piedras para ver que no haya gente desconocida en la zona.

Los colonos de La Medalla, por ejemplo, planean implementar un sistema de alarmas vecinales que les ayude a alertarse en caso de que haya alguna emergencia.

Aunque la comunidad, según su gente, se ha caracterizado por ser un lugar tranquilo, la gente se mantiene a la expectativa y, en su mayoría, prefieren el silencio.

Al ser cuestionados, a muchos les invade el temor; otros, los que sí se atreven a decir algo, piden reservarse sus nombres.

Locatarios de la avenida Benito Juárez, en la cual se encontraron a las dos chicas ejecutadas, contaron que sólo una patrulla de la policía municipal llega a la salida que lleva al poblado de San Martín Cuautlalpan.

Ahí, los patrulleros sólo se dedican a extorsionar a los automovilistas y no hacen los rondines como se debe, “vienen, están unas dos horas, se dedican a parar a los conductores para pedirles dinero y luego se van. Ya no regresan hasta el otro día; en tanto en la noche, la zona se queda sin vigilancia”, comentó Fernando.

Eso ha hecho que familiares salgan a esperar a sus parejas e hijas a las paradas de los autobuses, por temor a que les pase algo.

“Todos los días sale una comisión de 10 a 12 personas, quienes vigilan los movimientos del pueblo. Esta es una organización que se ha implementado en los seis barrios del pueblo: El Panteón, La Capilla, La Medalla, Las Canta Ranas, La Caballeriza y La Colonia”, comentaron los pobladores.

INVASIÓN DE GENTE “MALVADA”

La población oriunda San Gregorio Cuautzingo dijo que la principal causa del incremento de la delincuencia es la construcción desmedida de unidades habitacionales en los alrededores del pueblo, donde habita gente desconocida.

Esta situación se ha observado en el último año y medio cuando llegaron los fraccionamientos San Juan, Álamos, Villas de San Martín, Cupido, Casas Geo, Héroes Chalco y Pueblos Nuevo.

El oriente del estado de México se ha convertido en un lugar peligroso para las mujeres. En la última semana, cinco féminas mexiquenses fueron asesinadas —dos de ellas en San Gregorio Cuautzingo—, mientras que 145 han sido reportadas como desaparecidas.

Ante esta situación, Mariela Pérez de Tejada, consejera del Instituto Nacional de las Mujeres, indicó que es urgente articular un sistema de Alerta Amber y una de género en la entidad, sobre todo en municipios como Chalco, Valle de Chalco, Chimalhuacán y Ecatepec.

 

 
 
 
 
COMPARTIR
Añade esta web app
a tu pantalla de inicio
Ver EL UNIVERSAL.mx
en versión completa
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS © EL UNIVERSAL
36061 04/03/2013 http://ads.eluniversal.com.mx/RealMedia/ads/adstream_jx.ads/movil.eluniversaledomex.mx/app@Top