Caracoles en cóctel, al mojo de ajo o a la mexicana, delicia al paladar

?En la casa no puede faltar el caracol?, afirma don Mario Noriega, habitante de Visitación, Melchor Ocampo, quien desde hace ocho años vende este alimento en su domicilio y en calles de Cuautitlán
(Foto: Juan Manuel Barrera/ EL UNIVERSAL)
Notas Relacionadas
01 de septiembre 2016 14:21
  • Email
  • () votos
Juan Manuel Barrera
01 de septiembre 2016
14:21


(Foto: Juan Manuel Barrera/ EL UNIVERSAL)

Melchor Ocampo, Méx. A la mantequilla, al mojo de ajo, a la mexicana, en caldo tlalpeño, en tlapique y en coctel, son algunos de los guisos que se preparan con caracoles, que son altamente nutritivos.

“En la casa no puede faltar el caracol”, afirma don Mario Noriega, habitante de Visitación, Melchor Ocampo, quien desde hace ocho años vende este alimento en su domicilio y en calles de Cuautitlán.

“Es un producto altamente nutritivo, es una comida exótica, medicinal, le cura asma, anemia, el pulmón y para los diabéticos es excelente, pero a la mexicana”, afirma el hombre de 76 años de edad.

POR SI TE INTERESA: Toluca con sabor a mar y estilo sinaloense

Añade: “No se vende mucho porque la gente no conoce la comida. Hay gente que sabe y gente que no sabe”.

Don Mario relata que por necesidad se dedicó a la venta de caracoles y la calle le enseñó cómo prepararlos. Ahora sabe que pueden constituir una gran alternativa alimenticia en comunidades de escasos recursos económicos, pues son baratos.

“Hay comunidades que carecen de alimento, como el Valle del Mezquital. Allá hay mucho caracol en el cerro, si lo promocionaran la gente estaría mejor y se alimentaría bien, estaría bien”.

En el domicilio de don Mario, ubicado en el número 37 de calle Corregidora, en el pueblo de Visitación, Melchor Ocampo, su hija Elba Mariana Noriega, prepara diversos guisos, sobre todo a la mantequilla, al mojo de ajo, caldo tlalpeño y en coctel, aunque algunas personas los piden en mole, en tlapique y de otras formas.


(Foto: Juan Manuel Barrera/ EL UNIVERSAL)

El hombre afirma que compra los caracoles de Tezontepec, Hidalgo, donde todavía se reproducen naturalmente, pues requieren 80% de humedad y en el Valle de México es difícil conseguirlos.

“Los caracoles los traen de Hidalgo, de Tezontepec, porque el caracol para que se reproduzca debe tener 80% de humedad, de lo contrario no hay reproducción”, explica.

Añade: “Aquí en el Estado de México hay muy poco, porque se acabaron las áreas de producción, que eran los magueyes, las milpas, las alfalfas, ya no hay. Es un mito lo de los panteones, les llaman caracoles panteoneros pero es un mito”.

Asegura que actualmente autoridades impulsan la creación de granjas o criaderos de caracoles, con lo que promueven su consumo, pues son nutritivos y tienen propiedades medicinales.

“No se está perdiendo su consumo, no hay promoción de esto, porque no se pierde. Ya hay invernaderos, el gobierno del estado los está promocionando a nivel estado. Me he informado que hay invernaderos en Toluca, Apaxco y Zumpango. Lo que necesita es que se promocione para que la gente sepa”, reitera.

Asegura: “Hay comunidades que carecen de alimento, como el Valle del Mezquital. Allá hay mucho caracol en el cerro, si lo promocionaran la gente estaría mejor y se alimentaría bien, estaría bien”.

Don Mario vende cocteles de caracoles en calles de Cuautitlán, a 25 pesos el vaso.

“Ha habido gente que lo busca por medicinal, muy poca, la mayor parte lo compra como alimento”, concluye.

 
 
 
 
COMPARTIR
Añade esta web app
a tu pantalla de inicio
Ver EL UNIVERSAL.mx
en versión completa
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS © EL UNIVERSAL
44849 01/09/2016 http://ads.eluniversal.com.mx/RealMedia/ads/adstream_jx.ads/movil.eluniversaledomex.mx/app@Top