Los heroicos perros rescatistas de Ecatepec: Fotos

Existen sólo 30 animales rescatistas en el país; en caso de un terremoto como el de 1985 se necesitan por lo menos 200 animales; este municipio tiene seis
Foto: Eduardo Sánchez
Notas Relacionadas
19 de septiembre 2012 09:27
  • Email
  • () votos
Allan López Sosa
19 de septiembre 2012
09:27

Si en la ciudad de México ocurriera un terremoto similar al de 1985, se necesitarían al menos 200 perros de rescate para rastrear personas desaparecidas en esa extención de territorio, sin embargo, en el país sólo hay 30 animales adiestrados para hacer este tipo de cosas. Ecatepec tiene seis de ellos.

La Brigada de Rescate Canino de este municipio es la única corporación en el estado de México que tiene ejemplares capacitados para buscar a personas en estructuras colapsadas o cadáveres. Armando Romero es el encargado de este equipo.

Rhu y Cofy son dos de los integrantes de este grupo de “héroes”. Ellos han participado en rescates, tanto en el Distrito Federal como en otros municipios mexiquenses.

El más reciente re realizó la semana pasada, cuando la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) solicitó que apoyaran en la búsqueda de una mujer desaparecida en el pueblo de Tequisistlán, municipio de Tezoyuca.

Ese día Armando Romero llevó a Cofy para que hallara la víctima en el interior de una vivienda. El animal entró varias veces al predio, olfateó y se detuvo en la puerta para orinar. Una acción no muy común en su entrenamiento.

Armando tuvo que interpretar ese comportamiento, ya que el perro no había ladrado ni intentando rascar, pero supo que algo estaba ahí. Efectivamente, el cadáver de una mujer estaba enterrado en la puerta de una casa de esa comunidad mexiquense.

ENTRENAMIENTO ESPECIALIZADO

Para que los animales logren realizar esas maniobras se requiere un adiestramiento de por lo menos dos años, además de una amplia capacidad física.

La tarea no es nada sencilla. Para ello armando acude a los anfiteatros locales para conseguir piel, vísceras y cabello de cuerpos humanos, elementos que le sirven para educar el olfato de los canes.

Esas piezas las entierra en terrenos baldíos y hace que los perros las busquen, todo a través de estímulos aprehendidos con el estudio de la sicología animal.  Es así que, aunque no es muy común, también son capaces de localizar cuerpos en estado de descomposición aunque estén enterrados.

Algo similar ocurre con la búsqueda de personas vivas adentro de estructuras colapsadas, escenarios que se empezaron a utilizar después del sismo que devastó al Distrito Federal en 1985.

LA REALIDAD

Para que los “héroes caninos” actúen lo más apegado posible a una situación real, Armando crea escenarios que les permitan desarrollar lo mejor posible sus habilidades.

Para una demostración realizada a El Gráfico, el entrenador “enterró” a una joven en un espacio lo más parecido a un desgajamiento de tierra, situación que también suele suceder después de un movimiento telúrico.

Virginia, de 19 años de edad, esta vez fue la víctima. Ella fue introducida en un pequeño tambo y después tapada con pasto y tierra para que después Cofy la buscara.

Para ello tuvo que ser bañada en tierra y así despistar al perro sobre el olor. Además, era la primera vez que participada en esta actividad, lo que evitaría que el animal ya estuviera familiarizado con ella.

“Yo le indicaré a Cofy un perímetro de donde quiero que busque. Él tendrá que olfatear y hasta que encuentre algo comenzará, primero, a mover la cola para después ladrar y comenzar a rascar”, explicó Armando.

Y así sucedió. Después de ser soltado de su cadena el animal comenzó un recorrido en un diámetro no mayor a los 50 metros a la redonda, espacio que se le había delimitado.

Fue su olfato el que le indicó dónde estaba la mujer, pero antes de comenzar a ladrar caminó por más espacios para saber si había alguna que otra víctima. Como no fue así, regresó por Virginia.

Con varios movimientos de cola indicó a su instructor que había detectado algo, después ladró y comenzó a escavar, hasta que Virginia fue hallada.

“¿Te encuentras bien? ¿Cuántas personas están contigo? Mi nombre es Armando Romero, elemento de Protección Civil de Ecatepec, te vamos a sacar”, le decía el instructor a la joven para tranquilizarla. La misión fue un éxito.

PREPARADOS ANTE CONTINGENCIAS

Desde el siniestro de los años 80, en México se inició la cultura de la prevención, pues antes de eso, la ciudadanía y autoridades no estaban preparadas para atender emergencias de este tipo.

Es por esto que desde 1986 se crearon brigadas de rescate animal en el país, mientras que en Ecatepec en 2003 se iniciaron estas labores. Armando explica que la labor de los animales es indispensable ya que en una búsqueda uno de ellos sustituye a lo que pueden hacer 30 rescatistas juntos.

Gracias a ello, este municipio ha logrado colaborar en 13 rescates con otras localidades mexiquenses y con el DF. Todo, a través de una metodología basada en un soporte científico.

Esto se ha logrado debido a los convenios que se tiene con la UNAM y con organizaciones de talla internacional como la Organización de Rescate Internacional  (IRO, por sus siglas en inglés).

Además, ya que Ecatepec cuenta con viviendas situadas en todo tipo de terrenos, también se han preparado en materia sísmica.

El ayuntamiento informó, por ejemplo, que adquirió cinco nuevas alarmas sísmicas, de las cuales cuatro ya están conectadas al Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED).

Éstas se suman a las que ya están instaladas en las bases de bomberos de la Central Xalostoc, Michoacana, Emiliano Zapata, palacio municipal, y una más que se instalará en las nuevas instalaciones de Las Américas.

Fotos: Eduardo Sánchez

 
 
 
 
32302 19/09/2012 http://ads.eluniversal.com.mx/RealMedia/ads/adstream_jx.ads/movil.eluniversaledomex.mx/app@Top http://b.scorecardresearch.com/p?c1=2&c2=6906641&ns_site=m-eluniversal-edomex&name=ecatepec.noticia.Los_heroicos_perros_rescatistas_de_Ecatepec_Fotos