Suscríbase por internet o llame al 5237-0800

Tratan sólo 10% de agua residual

Solamente una planta tratadora de aguas residuales opera en Cuautitlán Izcalli, a pesar de que debe haber 10 funcionando, pues la actual legislación obliga a los nuevos desarrollos habitacionales a contar con dicha infraestructura, lo que no es acatado por las empresas inmobiliarias
29 de agosto 2010
Notas Relacionadas
Juan Manuel Barrera
29 de agosto 2010

Solamente una planta tratadora de aguas residuales opera en Cuautitlán Izcalli, a pesar de que debe haber 10 funcionando, pues la actual legislación obliga a los nuevos desarrollos habitacionales a contar con dicha infraestructura, lo que no es acatado por las empresas inmobiliarias.

Cristian Laguna Reyes, director del organismo Operador de Agua Potable (Operagua) de Cuautitlán Izcalli, aseguró que únicamente funciona la planta de tratamiento de aguas residuales de Bosques del Alba, con capacidad para limpiar nueve litros del líquido por segundo.

Agregó que Cuautitlán Izcalli, proyectado para ser un “municipio modelo”, arroja al drenaje 250 litros de aguas residuales por segundo y sólo trata nueve litros en ese mismo lapso.

Informó que 10 desarrollos habitacionales del municipio deben tener planta tratadora de aguas residuales, entre ellos Lomas de Cuautitlán, Cofradía y Alteq, aunque nueve no sirven.

“Estamos en pláticas con desarrolladores, lamentablemente de administraciones anteriores heredamos problemas en términos de equipamiento, de infraestructura, de falta de supervisión de desarrollos que se hicieron sin el cuidado necesario”, aseguró.

Dijo que existe una norma del gobierno mexiquense que obliga a los desarrolladores de vivienda a cumplir medidas de protección al ambiente, entre ellas contar con plantas de tratamiento de aguas residuales en fraccionamientos, conjuntos urbanos y unidades habitacionales.

Añadió: “Cuautitlán Izcalli tiene 10 plantas de tratamiento, de esas 10 sólo funciona una, todas son plantas de desarrolladores que no han construido de acuerdo a la norma y estamos en la revisión de todas”.

En días pasados el gobierno estatal inició la construcción de una planta tratadora de aguas residuales en el río Cuautitlán, la cual forma parte del proyecto de saneamiento del Lago de Guadalupe. Enrique Sepúlveda Barrera, delegado de Rinconada San Miguel, aseguró que la planta de tratamiento de su comunidad nunca ha funcionado y alertó que de nada servirá la planta de saneamiento del río Cuautitlán, pues el drenaje de su comunidad —que cuenta con más de mil viviendas— está conectado a este cauce y ensuciará nuevamente las aguas de dicho río.

 

 

Comenta esta nota