Suscríbase por internet o llame al 5237-0800

Mexiquenses exportan bolsas hechas de basura reciclada

Mitz es un proyecto de comercio justo que brinda empleo a mujeres de la comunidad Palo Solo Ve el video.
Galo Ramírez
10 de agosto 2010
08:15

Tejiendo un porvenir es el lema de Mitz, que en náhuatl significa “para ti”. Esta organización civil desarrolla proyectos productivos en beneficio de la comunidad de Palo Solo, que se ubica en el municipio de Huixquilucan.

Mujeres todas, trabajadoras, emprendedoras que ven reflejados sus sueños y van tejiendo su destino a través del trabajo que realizan, lejos de los quehaceres cotidianos del hogar y del cuidado de los niños, no los descuidan, sólo se dan un tiempo para ellas mismas.

La actividad que desarrollan en la Casa del Niño en Palo Solo, donde van martes y jueves a trabajar, les deja una sensación de libertad, trabajan en equipo, se distribuyen tareas. Todas platicando, nadie callada, eso lo han prendido en Mitz, a ser libres.

Judith Romano de Achar, apasionada de la educación y guía Montessori, encontró en la elaboración de bolsas y accesorios con material de reciclaje el camino para que familias enteras lograran una estabilidad económica, todo con una visión holística que va desde el desarrollo de la mujer, la educación de sus hijos hasta el cuidado del medio ambiente.

“Mitz opera como una empresa privada pero sus fines son sociales, estamos sirviendo  a la comunidad, generando empleo; cada vez son más artesanos los que se acercan al proyecto y la finalidad es generar más becas; otro de nuestro pilares es el cuidado del planeta, en Mitz nos preocupamos porque nos interesa, todo lo que hacemos es a partir de la basura, ahora lo transformamos en bellos objetos prácticos para la vida diaria”.

Las mujeres trabajan en cooperativa donde toman decisiones, discuten y se les asignan tareas con equidad. “Hoy en día la cooperativa son esas mujeres organizadas, donde todas tienen una voz y voto; ellas son autosuficientes, ellas manejan su cooperativa, tienen su departamento de control calidad, de acabado, de producto terminado, de finanzas, de distribución de papel, todo eso aprendimos gracias a que una empresa se acercó a enseñarnos y no ha permitido perpetuarnos en el tiempo”. 

Las bolsas, explicó Judith, son productos de importación y se ubican en el mercado estadounidense y en el europeo donde hay poder adquisitivo y se  pueden pagar los productos a un buen precio.

En el único lugar en México donde se pueden encontrar es en el Museo de Arte Popular. “Son bolsas que en el extranjero van de 250 a 40 dólares; el mercado europeo que tiene conciencia de lo que es el mercado justo, está dispuesto a apagar un poco más por artesanías que son muy laboriosas, formamos parte del comercio justo”.

Judith cometa que uno de su expectativas es expandir el proyecto y abrir brecha en el mercado nacional; para esto piden, por una parte, el apoyo del municipio para que les sea donado un terreno y abrir otra escuela; y el apoyo del consumidor también es importante, pues entre más sea solicitado el producto, habrá más posibilidades de comercializarlo en tiendas departamentales.

Mitz fue reconocida por la ONU por ser una organización civil que mayor trabajo hace para el desarrollo de comunidades. “Éste es un modelo que podemos exportar a el mundo, lo que están reconociendo es un modelo exitoso que está generando educación, esto nos da la posibilidad de acceder a un universo más grandes”.

Las mujeres en Palo Solo tienen una alternativa de trabajo sin descuidar su hogar, tienen posibilidades de volar como las águilas, alto cada vez mas alto, lo que empezó con cuatro mujeres artesanas ahora son cerca de 100 hogares los que se benefician de las actividades de Mitz. En este momento tienen mucho trabajo, la temporada navideña se les adelantó y ya están fabricando las esferas.

Comenta esta nota
 
 
6089 10/08/2010 http://ads.eluniversal.com.mx/RealMedia/ads/adstream_jx.ads/movil.eluniversaledomex.mx/app@Top