Suscríbase por internet o llame al 5237-0800

Ven riesgo en penitenciarías

A pesar de los proyectos que se han implementado para desahogar los centros prenitenciarios, la sobrepoblación es un riego latente
El penal Neza Bordo fue creado para mil 600 internos y actualmente alberga a 3 mil 700
Notas Relacionadas
31 de marzo 2010 00:00
Teresa Montaño
31 de marzo 2010

El sobrecupo que enfrentan las cárceles de la Zona Metropolitana del Valle de México continúa siendo el principal problema que enfrenta el sistema penitenciario mexiquense, ya que algunas como las de Neza Bordo, Barrientos y Ecatepec duplican la capacidad para la que fueron creadas.

De acuerdo con el visitador del sistema penitenciario de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (Codhem), Alejandro Zamora Vázquez, la saturación que en general presentan los centros penitenciarios, pero que de forma particular es mucho más grave en los del valle de México, detona problemas como violencia e inseguridad dentro de las cárceles.

Explicó que en el caso del penal Neza Bordo, ubicado en el municipio de Nezahualcóyotl, por ejemplo, fue creado para mil 600 internos y actualmente alberga a 3 mil 700, lo que es un sobrecupo del 100% al menos.

En el caso del penal Barrientos, cuenta con una población de 2 mil 917 internos hasta febrero pasado, pero cuando se diseñó sólo se dispuso espacio para mil 700.

Un caso similar, dijo, es el que presenta el penal de Cuautitlán, ya que aun cuando se diseñó para recibir a 320 internos, su población flotante es de mil 50; en tanto que el penal de Ecatepec, que fue diseñado para mil 300 reclusos, actualmente tiene más de 3 mil internos.

El funcionario reconoció que la sobrepoblación es uno de los problemas más graves y que presenta mayor riesgo en las cárceles estatales, ya que cualquier cantidad de custodios que se disponga para prevenir conflictos, siempre será insuficiente.

Por ejemplo, en Barrientos hasta febrero pasado se contaba con 55 custodios por turno para vigilar a 2 mil 917 hombres y 194 mujeres.

Por ello, a pesar de los proyectos que se han implementado para desahogar los centros prenitenciarios, la sobrepoblación es un riego latente, ya que las quejas que recibe el organismo por presuntas violaciones a las garantías individuales, casi siempre tienen que ver con violencia de unos reos contra otros por la falta de vigilancia.

Comenta esta nota
 
 
903 31/03/2010 http://ads.eluniversal.com.mx/RealMedia/ads/adstream_jx.ads/movil.eluniversaledomex.mx/app@Top