El fascinante Camino Real de Tierra Adentro: Fotos

Investigaciones del INAH lograron establecer su trazo por territorio mexiquense
Notimex
31 de julio 2012
14:17

La continuación de los trabajos de investigación y exploración del Camino Real de Tierra Adentro, por parte de especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), ha permitido identificar su trazo en el Estado de México.

La búsqueda en archivos y recorridos de superficie han permitido reconocer con mayor claridad el trazado del también llamado Camino a Santa Fe, inscrito ha un par de años en la Lista de Patrimonio Mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

En un comunicado, el INAH explicó que los arqueólogos Josefina Gasca Borja y Saturnino Vallejo Zamora investigan lo mismo la ruta central del “camino de carros, carretas y recua de mulas”, que los ramales principales y secundarios.

La indagación, precisó, consiste en la revisión de material documental y cartográfico colonial —aproximadamente 300 mapas—, almacenado principalmente en el Ramo de Tierras del Archivo General de la Nación, y que ha ayudado a esclarecer los puntos de este antiguo itinerario en su paso por el territorio mexiquense.

Refirió que el también llamado Camino de la Plata es el sendero más antiguo y extenso de la América septentrional, con dos mil 900 kilómetros, que partía de la Ciudad de México y concluía en Santa Fe, Nuevo México, Estados Unidos.

Fue trazado en el siglo XVI por los conquistadores españoles para desarrollar el comercio, facilitar las campañas militares, apoyar la colonización y evangelización en la Nueva España. Representa además uno de los puentes culturales más relevantes que une a ambas naciones.

Gasca Borja explicó que la ruta del Camino Real comenzaba en las márgenes del actual Estado de México y el Distrito Federal. Mercaderes, arrieros, “tamemes”, funcionarios, ganaderos, negociantes, frailes y virreyes transitaban por la hoy llamada Calzada Vallejo para dirigirse a Tenayuca.

De este último punto iniciaba el Camino Real de Tierra Adentro con dirección al Paraje del Cazadero, en los límites con San Juan del Río, Querétaro.

La arqueóloga adscrita al Museo Nacional del Virreinato, junto con su colega Saturnino Vallejo, del Museo del Templo Mayor, ha constatado que la vía continuaba hacia Tlalnepantla, Puerto de Barrientos, Cuautitlán, Tepotzotlán, Puente Grande y, una vez en el Paraje Las Ánimas, se bifurcaba en las vías Tula y Tepeji.

Al interior y sobre ambas direcciones hay poblaciones y construcciones, como las ex haciendas de Xalpa y La Teja, el Puente de Axotlan, la Casa de los Virreyes y la localidad de Coyotepec, en Huehuetoca.

También, el Puente de la Colmena, la Antigua Hacienda de La Cañada, el Puente de Atongo, las localidades de Apaxco, San Miguel de los Xahüeyes y Jilotepec, y la iglesia y mesones de San Francisco Soyaniquilpan, por mencionar algunos.

Ramales que, detalló la arqueóloga, volvían a unirse a la altura de la ranchería de San Miguel Mandó, ahora llamado San Miguel de la Victoria, y a partir de ahí se ubican otros poblados como Arroyo Zarco, Aculco, Encinillas, Ruano y Polotitlán, cuya dirección era San Juan del Río.

Con la prospección arqueológica se ha determinado que la parte mexiquense del Camino Real de Tierra Adentro no va sobre la actual Autopista México–Querétaro, como se creía, sino que corre en paralelo. Además, está en proceso de estudio la reconstrucción del trazo del “camino de recuas”, con su patrimonio arquitectónico.

El también llamado Camino de la Plata fue una de las seis rutas principales durante el Virreinato. Su traza señala que los españoles salieron desde la parte central de lo que hoy es el territorio mexicano, hacia el norte y poniente de la Nueva España.

Su objetivo era conquistar la Provincia de Jilotepec, antiguo señorío otomí, y para ello se valieron de los ohtlis o caminos prehispánicos.

“Para los españoles, la Provincia de Jilotepec fue por varios años plataforma de la conquista, colonización y evangelización de las tierras del norte de la Nueva España. Incluye localidades como Chapa de Mota, Soyaniquilpan, Jilotepec, Huamango y Aculco, en el Estado de México; Nopala y Huichapan, en Hidalgo; todas ellas poblaciones de origen prehispánico”, comentó Josefina Gasca.

De varias de las ex haciendas del norte de la entidad mexiquense partían, sobre todo, contingentes que llevaban grandes cargas de maíz y trigo de excelente calidad hacia las provincias internas de la Nueva España.

También, localidades como Aculco pasaron a la historia como puntos de referencia de la gesta independiente, pues ahí se recibió al cura Miguel Hidalgo y padeció su primera derrota, el 7 de noviembre de 1810, refirió la especialista.

Anotó que faltan varias etapas de estudio del Proyecto del Camino Real de Tierra Adentro en su tramo del Estado de México. Uno de los objetivos es tener el inventario total de su patrimonio arquitectónico, civil y religioso, relacionado con la vía principal y de sus ramales.

Por el momento ya se tiene un panorama aproximado de los puentes —que debieron ser una veintena y se tienen identificados 11—, mesones, ventas, obrajes, capillas y garitas, entre otros elementos.

Los estudios que se realizan permitirán cumplir con la normatividad de la UNESCO, la cual inscribió al Camino Real de Tierra Adentro en la Lista de Patrimonio Mundial en 2010, con la posibilidad de incluir más sitios en dicho listado, que forman parte de este itinerario.

Durante el Virreinato, y en torno al Camino de la Plata, la evangelización, minería, agricultura y ganadería imprimieron costumbres en las poblaciones circundantes a este recorrido. Tales rasgos todavía sobreviven en algunas comunidades mexiquenses y son parte del patrimonio cultural tangible e intangible del país.

Fotos: NTX

 
 
 
 
31216 31/07/2012 http://ads.eluniversal.com.mx/RealMedia/ads/adstream_jx.ads/movil.eluniversaledomex.mx/app@Top http://b.scorecardresearch.com/p?c1=2&c2=6906641&ns_site=m-eluniversal-edomex&name=otros.noticia.El_fascinante_Camino_Real_de_Tierra_Adentro_Fotos