Suscríbase por internet o llame al 5237-0800

¿Por qué se inundó otra vez Valle Dorado?

Los ediles afirman que el control del río de San Javier compete al gobierno federal, mientras la Conagua manifiesta que el daño pudo haber sido menor si las administraciones municipales no hubieran permitido la invasión de viviendas
Josué Huerta
02 de septiembre 2011
09:30

Después de la inundación de Valle Dorado y sus inmediaciones, tanto los presidentes municipales de Atizapán de Zaragoza y Tlalnepantla, como el titular de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) se culparon mutuamente de la anegación de entre 150 y 200 viviendas.

Y es que mientras los ediles afirman que el control del río de San Javier compete exclusivamente al gobierno federal a través de su instancia especializada en el manejo de los afluentes, la Conagua manifiesta que el daño pudo haber sido menor si las administraciones municipales no hubieran permitido la invasión de viviendas y la instalación de infraestructuras que taponaron los afluentes.

Entre tantas declaraciones ha resultado, en los últimos días, saber de quién fue la responsabilidad. No obstante algunos hechos que presentaremos a continuación ofrecen una luz, acerca de las razones por las que la anegación se presentó por segunda ocasión.

1. Previo a la inundación de Valle Dorado se presentó una tormenta que llegó a los 50 a 60 milímetros de altura, mayor a la que se presentó en septiembre de 2009.

2. De acuerdo con la Comisión Nacional del Agua la presión surgió desde el sur hasta el norte del Distrito Federal, es decir desde la delegación Tlalpan hasta la Miguel Hidalgo.

3. La zona de Valle Dorado está posicionada en un sitio que, de forma subterránea, recibe la presión de las aguas pluviales de distintos puntos del Valle de México lo que ocasiona que la presión en las atarjeas o coladeras de la zona sea aún mayor.

4. A consecuencia de la tormenta, el Emisor Poniente, que desaloja las aguas pluviales en esta parte del estado de México, trabajó, según el reporte de la Conagua al 100 por ciento de su capacidad.

5. Lo anterior ocasionó que la captación de los sistemas pluviales, es decir las coladeras de las calles, no pudieran procesar más agua.

6. Los presidentes municipales coincidieron en que el problema de inundaciones en Valle Dorado y sus inmediaciones se resolverá hasta que se construya el Emisor Poniente II

7. Los municipios de Tlalnepantla y Atizapán autorizaron, de acuerdo con la Conagua, el establecimiento de urbanizaciones sin el mejoramiento y el aumento de la capacidad de desalojo de los sistemas de drenaje.

8. La construcción de los “colectores madrina” erigidos en la zona por la Conagua, fueron los que ayudar a que esta inundación no fuera tan grave como la de 2009, de acuerdo con José Luis Luege.

EL UNIVERSAL Edomex en redes sociales: Síguenos en Twitter y Facebook

 
 
 
21481 02/09/2011 http://ads.eluniversal.com.mx/RealMedia/ads/adstream_jx.ads/movil.eluniversaledomex.mx/app@Top