Suscríbase por internet o llame al 5237-0800

Inseguridad, mantiene encerrada a la sociedad: UAEM

El encerramiento volvió la mirada a los viejos recursos usados en la Edad Media, tales cono muros, rejas, alambradas en las líneas fronterizas, exhaustivos controles y patrullajes de vigilancia
Lilián Anaya
22 de junio 2011

Jesús Enrique de Hoyos Martínez, profesor e investigador de la Facultad de Arquitectura y Diseño de la Universidad Autónoma del Estado de México, explicó que en las últimas dos décadas la inseguridad ha propiciado que haya un impacto en la construcción de vivienda, ya que se han comenzado a construir con expresiones de encierro y una tendencia a alejarse de los espacios públicos abiertos para habitar lugares cerrados y privados

"Las formas recientes de habitar y organizar el espacio urbano: un acercamiento conceptual a la urbanización cerrada", así los nombró Hoyos Martínez; además

dijo que el fenómeno de la inseguridad en combinación con el sentimiento de exclusividad y exclusión de algunos sectores de la población, ha consolidado esta tendencia de edificación.

Aseguró que no sólo las vivienda están sufriendo esta transformación sino que también los espacios destinados a los servicios de recreación, esparcimiento e incluso deportivos, ya comienzan a contar con estas características.

Agregó que las ciudades han vuelto la mirada a los viejos recursos usados en la Edad Media donde se usaban grandes muros, rejas, alambradas en las líneas fronterizas, exhaustivos controles y patrullajes de vigilancia, aunque ahora son usados para salvaguardar la integridad y seguridad de algunos.

“Se percibe un miedo al otro, un signo de inseguridad en la ciudad, donde las clases medias, medias altas y altas empezaron a enclaustrarse en conjuntos residenciales y centros comerciales para vivir un estilo de vida acotado y restringido en el adentro, con el imaginario de estar seguro, y el afuera, entendido como lo inseguro”.

Hoyos Martínez junto con la especialista universitaria Teresa Becerril Sánchez, concluyeron en que este fenómeno que ya abarca gran parte de América Latina, tiene como resultado que se impida la convivencia humana en la diversidad cultural y social, al reducir y reconceptualizar el espacio público relacional y, con ello, de uso común.

Por lo que consideraron en que se debe realizar un análisis para definir la manera de construir una ciudad, dar nuevos sentidos a los espacios sociales, asignar simbolismos que establezcan y legitimen otras formas de relación social.

 

Comenta esta nota
 
 
18364 22/06/2011 http://ads.eluniversal.com.mx/RealMedia/ads/adstream_jx.ads/movil.eluniversaledomex.mx/app@Top