¿Para qué sirve el té de flor de bugambilia? Un recorrido por sus usos y propiedades

Mariano Giménez

Actualizado:

para que sirve el te de flor de bugambilia

Si alguna vez han pasado por un jardín mexicano, es probable que hayan admirado la belleza y vistosidad de una planta llamada bugambilia. Con sus flores de diversos colores, esta enredadera ha capturado la atención de aquellos que saben admirar la naturaleza. Pero, ¿qué pasaría si les digo que además de ser una magnífica planta ornamental, la bugambilia esconde múltiples propiedades medicinales? Acompáñenme en este viaje por el mundo del té de flor de bugambilia y descubran todas las sorpresas que tiene para ofrecernos.

La bugambilia: una especialidad mexicana

Esta planta originaria de América del Sur, principalmente de Perú, Brasil y Argentina, es una de las siete plantas medicinales mexicanas que se encuentran en la lista de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales. Si bien su nombre proviene de un militar francés que la descubrió en Brasil en 1768, podemos decir que la bugambilia se ha convertido en parte del paisaje nacional de nuestro México.

El sorprendente poder medicinal de la bugambilia

Esta enredadera que florece, especialmente en verano, puede llegar a medir hasta 12 metros de altura y puede guiarse como arbusto independiente o acompañar a otras plantas en su crecimiento. Pero más allá de su belleza, lo que nos interesa en estos momentos es conocer las propiedades medicinales de la bugambilia y cómo podemos aprovecharlas para cuidar nuestra salud.

Un remedio eficaz para combatir la tos

Probablemente lo primero que viene a la mente al pensar en el té de bugambilia es su efecto positivo en el tratamiento de la tos y otras afecciones de las vías respiratorias. Pero, ¿por qué es tan efectivo este remedio natural?

La respuesta se encuentra en las propiedades antitusivas, digestivas, antiinflamatorias, reguladoras de la diabetes, antisépticas y elevadoras de la tensión arterial de la flor de buganvilla. Además, el té de bugambilia es un potente antibiótico natural utilizado en el tratamiento y alivio de los síntomas provocados por las afecciones respiratorias.

Si sufren de tos seca, la bugambilia puede colaborar a disminuir la tos y eliminar las flemas, así como ayudar a mejorar el funcionamiento de los pulmones, aumentando su capacidad de oxigenación. También se le atribuyen propiedades antipiréticas que ayudan a reducir la fiebre.

Para la garganta y más allá

Además de aliviar la tos, la infusión de bugambilia puede ser utilizada para mejorar la garganta y facilitar la expulsión de la mucosidad. También puede emplearse en cataplasmas o emplastos para tratar el dolor en las articulaciones.

La bugambilia: un tesoro para la piel

Pero no solo se queda en el ámbito respiratorio, el té de bugambilia también puede utilizarse para tratar afecciones de la piel, como el acné o la descamación. Además, posee propiedades antisépticas que, si se aplica sobre la piel, puede ayudar a combatir infecciones y acelerar la cicatrización de las heridas.

¿Cómo preparar el té de bugambilia?

Ahora que conocemos sus múltiples beneficios, naturalmente surge la pregunta ¿cómo preparar el té de flor de bugambilia? Es sencillo, solo necesitan:

  • 1 litro de agua.
  • 12-15 flores de buganvilla.
  • 1 cucharada de miel para endulzar.

Les aconsejo que al momento de prepararlo, tomen en cuenta que se requieren entre 5 y 30 hojas de la planta, según la intensidad del sabor que deseen.

Lo que hay que tener en cuenta

Si bien la bugambilia es un remedio natural útil y efectivo, es importante tener en cuenta que su consumo no está recomendado para niños, mujeres embarazadas o en proceso de lactancia, así como para pacientes con enfermedades renales, osteoporosis o hepatopatías. Además, un consumo excesivo podría causar efectos secundarios como alergias, vómitos, diarrea y problemas renales.

Al servicio de la ciencia

La bugambilia ha sido objeto de estudio en diversas instituciones científicas de nuestro país haciendo descubrimientos sorprendentes. Por ejemplo, científicos de la Facultad de Química de la UNAM realizaron un experimento con un cobayo que demostró los beneficios de la bugambilia en el tratamiento del asma. Asimismo, el Instituto de Investigaciones en Materiales de la UNAM ha desarrollado nuevos pigmentos a partir de la bugambilia que podrían ser utilizados en diversas industrias, como la farmacéutica, la cosmética y la textil.

Con toda esta información, no podemos menos que maravillarnos ante el tesoro de propiedades curativas que la bugambilia ofrece. Desde aliviar resfriados y curar la indigestión, hasta ser utilizada como limpiadora y desinfectante de heridas. La próxima vez que disfruten de una taza del té de flor de bugambilia, recuerden que no solo están saboreando una exquisita bebida, también están apreciando una planta que es parte fundamental de nuestra herencia natural y cultural.